Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo? Info Aceptar

    El implante anticonceptivo, lo que necesitas saber

    29-04-2020

    Discreto y efectivo, el implante anticonceptivo difunde hormonas en la sangre para prevenir la ovulación. ¿Cómo es la implantación? ¿Y la retirada? ¿Cuáles son sus efectos?

    Debido a su larga duración de acción, el implante es un método anticonceptivo que no se elige a la ligera. ¿Qué es exactamente? ¿Cómo funciona? ¿Hay algún efecto secundario o influencia en el aumento de peso? Te damos las respuestas.

    Definición y modo de acción

    El implante es una pequeña varilla de plástico flexible y cilíndrica, de 4 cm de largo y 2 mm de diámetro. Una vez colocado, el implante es casi invisible y no se siente en absoluto. ¿Cuál es su modo de acción? El implante anticonceptivo es una microprogestina que libera continuamente una hormona femenina (etonogestrel) liberada directamente en la sangre, suprimiendo así el ciclo menstrual y la ovulación. No contiene estrógeno, a diferencia de la píldora o parche anticonceptivo.

    Eficacia

    El implante anticonceptivo es 99.9% efectivo (el 0.1% restante se debe a casos extremadamente raros de manipulación inadecuada durante la implantación) por un máximo de 3 años.

    ¿Para qué mujeres?

    El implante se puede recetar a mujeres cuyos anticonceptivos o el DIU (dispositivo intrauterino: DIU) están contraindicados o que tienden a olvidar su píldora, por ejemplo. El implante está contraindicado en casos de flebitis, embolia pulmonar, tumores sensibles a las hormonas sexuales, sangrado vaginal inexplicable y patologías hepáticas graves.

    Colocación de un implante anticonceptivo

    Una hora antes de la implantación, el ginecólogo, médico o partera aplica una crema o parche anestésico. Para facilitar la inserción del implante, debe acostarse boca arriba, con el brazo ligeramente doblado hacia el codo y hacia afuera. El personal médico inserta el implante debajo de la piel del brazo no dominante (brazo izquierdo si es diestro y viceversa), por encima del codo, usando una aguja como una vacuna. La colocación de un implante anticonceptivo es rápida y no duele. La anticoncepción está activa 24 horas después de la colocación del implante, pero es recomendable combinarlo con otro método anticonceptivo, como un condón, durante los primeros 15 días. También se recomienda una visita al médico 3 meses después de la colocación para verificar que el implante no se pierda en el cuerpo. Además de este chequeo médico, el implante no requiere ningún monitoreo en particular.

    Retirada del implante anticonceptivo

    De la misma manera que la instalación, la extracción del implante la realiza un médico, un ginecólogo o una partera, necesariamente bajo anestesia local (crema, parche anestésico y / o suplementado con una inyección de lidocaína, un anestésico local capaz de inhibir la transmisión de los impulsos nerviosos). Luego, el profesional realiza una pequeña incisión sobre el implante para extraer la varilla con unas pinzas pequeñas. Recuerde que retirar un implante es fácil, rápido e indoloro. Si experimenta náuseas u otros efectos secundarios después de retirar el implante, no dude en consultar a su médico.

    Menstruación, acné... ¿Cuáles son los efectos secundarios?

    El implante puede causar acné en algunas mujeres y afectar el flujo de su menstruación: algunas tendrán períodos menos frecuentes, a veces más cortos o más largos de lo habitual. Finalmente, puede ser que aparezca sangrado, especialmente los primeros 6 meses después de la colocación del implante, porque el progestágeno también hará que la pared interna del endometrio (el útero) sea más delgada y más frágil, causando el sangrado, que puede ser molesto y agotador. Si el sangrado es muy frecuente, es prudente consultar a un médico. Además, tomar ciertos medicamentos puede hacerlo menos efectivo: como los que se usan para tratar la epilepsia o la tuberculosis.

    Implante anticonceptivo y aumento de peso

    La reacción a la anticoncepción hormonal, como el implante anticonceptivo, es muy variable de una mujer a otra: la difusión continua de progesterona en el cuerpo conduce a una modificación del equilibrio hormonal y puede abrir el apetito de ciertas mujeres, mientras que otras no notarán cambios en el apetito o el peso. Sin embargo, es cierto que como con cualquier anticoncepción hormonal (parche anticonceptivo, anillo vaginal, píldora ...), el implante puede causar ciertos efectos secundarios como el aumento de peso en algunas mujeres con sobrepeso.

    El efecto en la Libido

    Todos los anticonceptivos que administran hormonas pueden afectar su libido. Pero nuevamente, esta caída (o aumento) es variable de una mujer a otra. Si nota una disminución de la libido y le molesta, hable con su médico. Al discutir su intimidad, su estilo de vida o su historial de salud, él podrá darle explicaciones sobre su disminución del deseo y ver si no hay otras razones (problemas de pareja, razones psicológicas, enfermedades...). Si esto es muy problemático para usted, considere otro método anticonceptivo.