Pautas para la prueba de Papanicolaou en mujeres mayores de 30 años

3 Jun 2021

pruebas-ginecologicas-mujer

Las directrices médicas pueden ser confusas para las mujeres que se mantienen al día sobre lo que deben comprobar, cuándo y con qué frecuencia. La confusión es aún mayor cuando esas directrices cambian, como es el caso de las pruebas de Papanicolaou y la prueba conjunta del VPH (virus del papiloma humano) para las mujeres mayores de 30 años.

Las pruebas de Papanicolaou comprueban la presencia de cambios en las células del cuello uterino que pueden indicar la presencia de cáncer de cuello uterino, así como de células anormales e infecciones que pueden conducir al cáncer. La prueba del VPH comprueba la presencia de esa infección vírica (hay más de 100 tipos), que puede ser de la variedad de bajo riesgo que sólo puede causar verrugas genitales o de la variedad de alto riesgo que puede provocar cáncer de cuello uterino y otros tipos de cáncer.

Ahora, las nuevas directrices sobre la prueba de Papanicolaou sugieren que, si se tiene más de 30 años y no se tiene un historial importante de pruebas de Papanicolaou anormales o de cáncer de cuello uterino, puede hacerse la prueba de Papanicolaou cada tres años y la prueba del VPH cada cinco, o bien la prueba conjunta cada cinco años.

El motivo de este cambio de frecuencia es que, si se realiza la prueba de Papanicolaou junto con la del VPH y ambas son negativas, el riesgo de padecer cáncer de cuello de útero en los cinco años siguientes se aproxima al 0%.

Sin embargo, este intervalo de cinco años para las mayores de 30 años no es para las mujeres que presentan alguno de los siguientes casos:

  1. Inmunocomprometidas (el sistema inmunitario no funciona correctamente)
  2. Tienen un historial personal de pruebas de Papanicolaou anormales
  3. Tienen antecedentes personales de VPH o cáncer de cuello uterino
  4. Tienen antecedentes de exposición al DES (dietilbestrol: un fármaco que solía administrarse a las mujeres embarazadas).

Para las mujeres que no se ajustan a las nuevas directrices, se recomienda que se realicen exámenes con una frecuencia superior a los cinco años.

Dependiendo de su situación, su médico le proporcionará un calendario de exámenes adecuado que deberá seguir. Las mujeres de 21 a 30 años deben seguir haciéndose una citología cada tres años.

Tenga en cuenta que a veces esta prueba detecta un VPH positivo en mujeres que han tenido todas las pruebas de Papanicolaou normales anteriormente. No debe asustarse por ello. El VPH suele ser transitorio. Es muy común: el 60% de las personas lo contraen a lo largo de su vida si son sexualmente activas. No significa que vayas a tener cáncer. Sólo significa que no deberías optar por la revisión cada cinco años.

Algunas mujeres de 30 años o más piensan que si se hacen la prueba conjunta de Papanicolaou y VPH una vez cada cinco años no tienen que hacerse un examen ginecológico cada año. Pero no es así.

Siempre debe hacerse un examen pélvico y un examen de mamas con su médico cada año, independientemente de que no se haga la prueba de Papanicolaou. Ese examen es muy importante porque detecta anomalidades como fibromas, masas ováricas, dolores pélvicos, problemas de anticoncepción, problemas de sangrado anormal y todos los demás factores que buscamos en un examen anual.

× Available from 08:00 to 21:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday