Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo? Info Aceptar

    Los mitos sobre el aborto

    29-04-2019

    Desafortunadamente, existe un número importantede mitos falsos o inexactos en torno al aborto que pueden confundir a las mujeres que deciden optar por una interrupción voluntaria del embarazo. En nuestro centro somos especialistas en interrupciones de embarazo y abortos en España desde hace más de 30 años y sabemos que en muchos casos, estos mitos causan un sufrimiento innecesario a las mujeres.

    Los mitos sobre el aborto más extendidos

    A muchas mujeres les preocupa como se sentirán después de realizarse un aborto, si pueden sentirse deprimidas o tristes. Sin embargo, está demostrado científicamente que el aborto no aumenta el riesgo de padecer problemas de salud mental a menos que haya antecedentes previos.

    - Otro falso mito muy extendido sobre el aborto es si este puede afectar a la fertilidad femenina. Actualmente la práctica del aborto realizada tanto de forma quirúrgica como con medicamentos, no tiene ningún impacto sobre la fertilidad futura, es un hecho científico. De hecho, la mujer puede volver a quedarse embarazada pasados 15 días sino se utilizan medidas anticonceptivas.

    - Hay casos en el que a las mujeres les produce desazón pensar que durante el aborto el embrión pueda sufrir. Está científicamente comprobado que no pueden sentir dolor por lo menos hasta la semana 24 de gestación, ya que hasta entonces las conexiones nerviosas de la corteza cerebral, el área que procesa la respuesta al dolor en el cerebro, no están formadas.

    - Algunas mujeres tiene la sensación de ser “bichos raros” o se sienten irresponsables y egoístas por el hecho realizar un aborto, consideran que pocas mujeres se encuentran en esa tesitura Sin embargo, la realidad es muy diferente, en España abortan 10 de cada mil mujeres entre 15 y 44 años, en total 94.123 abortos en el año 2017 de los cuales 19.686 se han realizado en Catalunya.

    También observamos en nuestro centro, día a día, que las mujeres que deciden interrumpir su embarazo, lo hacen después de haber meditado mucho y sopesado su capacidad, sus deseos, sus posibilidades, llegando a la conclusión de que no es el momento para llevarlo adelante.