Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo? Info Aceptar
Actualizaciones de COVID 19: Estamos aquí para usted durante este tiempo de necesidad. Leer más

    Anticoncepción masculina: ¿en qué punto nos encontramos?

    24-07-2020

    Más de 50 años después de la llegada de la píldora anticonceptiva, los hombres todavía tienen solo dos anticonceptivos: el condón y la vasectomía

    Mientras que las mujeres de hoy tienen un arsenal de anticonceptivos efectivos para controlar su fertilidad, los hombres, por otro lado, tienen una gran necesidad. Pueden optar por un condón o una vasectomía. Pero ninguna de estas opciones es ideal. El condón, efectivo en solo el 85% de los casos, a menudo se percibe como vinculante y puede causar alergias. En cuanto a la vasectomía, su principal desventaja es que no siempre es reversible. Por lo tanto, es mejor estar seguro de su decisión porque podría ser definitiva. En cuanto a los llamados métodos "naturales", podemos citar la abstinencia (o el coito interrumpido), pero esto está lejos de ser confiable. Como resultado, la anticoncepción es principalmente un negocio de mujeres.

    Ir por debajo de la marca del millón de espermatozoides

    Entonces, ¿cómo podemos explicar que, más de cincuenta años después de la llegada de la píldora, todavía no hay un equivalente masculino disponible? Un primer elemento de respuesta se basa en las diferencias biológicas entre el sistema reproductivo de los hombres y el de las mujeres. La espermatogénesis, es decir, la producción de esperma, es un proceso continuo que es reversiblemente más difícil de prevenir que la liberación de un óvulo una vez al mes.

    El objetivo es obtener una eyaculación que contenga menos de un millón de espermatozoides por mililitro, en comparación con 15 a 150 millones en tiempos normales. Sin embargo, desde la década de 1970, la comunidad científica ha competido ingeniosamente para sortear este obstáculo. El objetivo es obtener una eyaculación que contenga menos de un millón de espermatozoides por mililitro, en comparación con 15 a 150 millones en tiempos normales. Por debajo de este umbral, el riesgo de embarazo no deseado se considera muy cercano a cero.

    Otro detalle importante: este fenómeno debe ser, por supuesto, reversible. Para hacer esto, se pueden accionar varias palancas. O está bloqueando el camino hacia el esperma, eso es lo que ya hacemos con los condones y la vasectomía, o está evitando o reduciendo drásticamente la producción de esperma por medios hormonales o térmicos, o es bueno desnaturalizar los espermatozoides para que no funcionen. Paralizar esperma es la última solución que los científicos estadounidenses han elegido. Los investigadores lograron bloquear la movilidad de los espermatozoides de 4 macacos gracias a la inyección de un compuesto llamado EP055. Y de ese modo, los espermatozoides no pueden alcanzar el óvulo si surge la oportunidad. Además, los espermatozoides de los primates recuperaron su libertad de movimiento inicial 18 días después de la inyección. Además, no se han observado efectos secundarios a corto y largo plazo. Queda por ver si este método daría tan buenos resultados en humanos.

    La anticoncepción no hormonal

    La anticoncepción no hormonal, es decir, apuntar a los espermatozoides sin alterar las hormonas que controlan su fabricación, es el camino que más atrae a los investigadores. En parte porque evitaría los posibles efectos secundarios de la interrupción hormonal. Se abrieron muchas puertas en esta dirección... e inmediatamente se cerraron, principalmente debido a los efectos adversos. Hasta ahora, solo se ha probado un método anticonceptivo no hormonal en humanos, sin éxito. Se trata de una molécula capaz de bloquear la síntesis de vitamina A en los testículos. Esta vitamina es esencial para la producción de esperma. Los primeros ensayos clínicos tuvieron lugar en la década de 1960. Sin embargo, más tarde se abandonaron debido a la aparición de efectos adversos significativos relacionados con el consumo concomitante de alcohol. Desde entonces, los investigadores están buscando desarrollar una molécula más segura.

    Juego de testosterona para prevenir la producción de esperma

    Quizás este sea el acercamiento de los métodos hormonales en el que los ensayos clínicos son los más prolíficos. Desde principios de la década de 1990, se han llevado a cabo no menos de 8 estudios importantes en casi 2,700 voluntarios. Y para cada uno de ellos, el principio es el mismo: administrar en forma de inyecciones o aplicaciones de cremas que contienen hormonas que inducirán una disminución en la concentración de testosterona en los testículos. Sin testosterona, no hay esperma.

    Sin embargo, muchos de estos estudios, si condujeron a resultados satisfactorios, tuvieron que ser abandonados por varias razones: falta de eficacia, efectos indeseables, miedo a las consecuencias a largo plazo (en particular para la próstata y el hígado )

    La testosterona es la hormona de la vida, reduce el colesterol malo, aumenta el colesterol bueno, tiene una acción protectora contra las enfermedades cardiovasculares y actúa sobre el estado de ánimo. Jugar con ella puede poner a los hombres en grave riesgo.

    Actualmente, se están estudiando dos caminos principales: el primero es un gel a base de hormonas que debe aplicarse diariamente a la piel. Probado en 2012 durante 6 meses, este gel hizo posible reducir la concentración de esperma por debajo del umbral de fertilidad en el 88% de los 56 participantes. En cuanto al segundo, el equivalente masculino de la píldora, se ha probado en 100 hombres. Los hallazgos son alentadores según los investigadores, aunque han aparecido efectos secundarios (aumento de peso, disminución del colesterol "bueno").

    Anticoncepción masculina, ¿un asunto de fontanería?

    ¿Qué pasaría si la respuesta a este dilema fuera mecánica y no biológica? Esta es la apuesta realizada por la India, donde los equipos de investigación han estado trabajando desde principios de la década de 1990 en un método de anticoncepción. El principio es simple: evitar que los espermatozoides salgan, bloqueando su camino. El proceso indio, llamado RISUG (por "inhibición reversible de esperma bajo guía"), consiste en inyectar en los dos conductos deferentes (tubos que conectan los testículos a la próstata) un gel que forma una barrera semipermeable. Los espermatozoides, demasiado grandes para pasar, se bloquean y el cuerpo los recicla.

    Además del hecho de que este tratamiento no modifica la eyaculación de ninguna manera, los estudios realizados en animales han demostrado que es reversible en unos pocos meses, gracias a la inyección de un producto destinado a disolver el gel. En humanos, no hay datos suficientes. Un ensayo clínico debería traer nuevos elementos en los próximos años.